Archivo de la categoría: libertad

Los toros desde la barrera

No me considero anti taurino, ni aún menos taurino. Me considero de andar por casa. No me molesta lo que el vecino haga en su casa, allá cada cuál, pero si me molesta el ruido que pueda hacer a determinadas horas por ejemplo. La vida es libertad y como tal hay que dejar hacer a cada cuál lo suyo, siempre que no se solape en la nuestra. Matar a un toro está mal, que se lo pregunten al propio torero que es quién le ajusticia o al insensato toro que arremete. Como igual de mal es no socorrer a una persona que pide por la calle.

Mirar a otro lado, es como banderillear al astado en su ignorancia. Banderillear, torear, escaparse por los burladeros de la sociedad, ser un amante de los animales desde el otro lado de la televisión. Acoger perros, gatos abandonados es una cosa, pero acoger a una res de 500 kilos en casa es otra cosa. Como los miles de empleos que genera la tauromaquia es está España ahogada y desguazada. Si nos quitan los toros, se empobrecerá literalmente el país. Y si el amante de los animales que gasta en piensos, vacunas y cuidados de su mascota amiga, ignotas cantidades de dinero, esquilma por otro lado un euro al que pide en el metro, ojalá sonaran las trompetas de cambio de suerte en su pulcra y vegetariana oreja.

¿Se odia el toreo porque solo se lucra el millonario torero, ganadero, o apoderado? ¿Y que me dice del taquillero, del que alimenta a los astados, de los veterinarios, del alquilador de almohadas, sastres, personal de limpieza, negocios de restauración en torno al coso, transportistas, taxistas, etc, etc y requeté etc?

Maltratar animales o personas, el maltrato no conoce de especies ni minerales. Proponer mejoras, cambios y soluciones invitan a abandonar al gracioso cachorro adoptado o adquirido en una pajarería, en pos de cambiar el mundo a algo mejor.

Que se eliminen los toros y con ellos a los idiotas, que no se maltrate bestia, hombre o animal, pero sobre todo que no me molesten, con su disco rallado en un gramófono ya sin cuerda.

Soluciones, no prohibiciones.

toriles

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Elecciones sin elección

Casi jugando con las palabras puedo decir que no hay elección clara a elegir en estas nuevas elecciones. Nada que ver a las primeras elecciones de mi vida, después de la muerte de un caudillo. Hasta los aviones bombardeaban las ciudades con panfletos, se llenaban de carteles las esquinas, la calle bullía y las ganas de futuro se respiraban.

Ahora un vespertino cartel ondea en la castellana. Donde desfilaran los tanques y los soldados de la victoria (de algunos u otros) ahora un personaje Photoshop lanza su mirada perdida en el teleprompter del tráfico. Promete a sí mismo, piensa en sí misma, se contentan entre ellos mismos. La perdiz se ha vendido antes de ser cazada y nuevamente en las urnas, botaremos más escándalos, más corrupción y por su puesto menos ilusión.

Ya solo hace falta un abracadabra y que saque un empleo, una vivienda digna, un buen futuro de su chistera. Pero por desgracia se les ve los hilos de nailon ya que el fondo negro está ya gastado por el sol de tanta apatía.

urna-hambrienta

 

Etiquetado , , , ,

Gamonal de todas las Rusias

Rugen las tripas de los políticos en Burgos. Mientras el vulgo pueblo, (que no Burgalés para ellos) protesta en las calles, sus/nuestros políticos miran la carta del menú  en el asador de carnes de moda en la ciudad. Las penurias y necesidades del Gamonal, son agua de borrajas frente a un buen Chatéu o caldo Riojano. El sonido que sale de las gargantas que protestan, es apagado con el silbido imperceptible que hace el cuchillo al diseccionar un filete. Todo se ve muy distinto desde un puesto de trabajo atrincherado, donde se impone su voluntad al igual que lo hace un obispo desde su cabildo.

No puedo dejar de recordar aquella escena de Doctor Zhivago, mientras la aristocracia cenaba con el lujo de la moda parisina, los obreros, los pobres, los desheredados entonaban la internacional y les amargaban al menos por unos instantes la cena. El resto de la historia comunista la conocemos, los unos y los otros se masacraban en pos de la igualdad o a favor de mantener su estatus y dinero.

 Y pese al haber atravesado este tipo de crueldades y sabedores de lo que es capaz de hacer el hombre cuando se le reprende en impuestos y deberes y no se predica con el ejemplo. Los señores dirigentes de Burgos o de la Moncloa, en serio que se han creído que son zares de Castilla y León, o del mismo condado de Treviño.

Mal asunto el vapulear al pueblo, peor y más grave aún despertar al pueblo español. La historia se repite, y de momento no vemos que renuncien al cordero ni a la langosta, por lo que todos sabemos el final. Más aprietes de tuerca, más cerca nos encontramos del desenlace, recemos si todavía sabemos o creemos, por un final feliz.

agustina

Cualquiera de nosotros somos una Agustina de Aragón dormida. Solo falta que nos saquen de nuestras casillas, para reaccionar de una vez por todas.

Etiquetado , , , , ,

Compulsar cervezas

He visto a genios, matemáticos, empresarios, empleados discutir sobre el destino del mundo en las tabernas. Ni el mismísimo Zeus, ni siquera el rey de las tinieblas se salva de estás animadas tertulias de bares de barrio. He visto como se insultaba a árbitros, toreros, políticos y hasta los presentadores de la televisión. La gente del bar es sabia, y con jarabe de cebada, se dice lo que se piensa. Pero es tal el ánimo del español, que sí se dispusiera un carro de fusiles de asalto a la salida del bar, todos marcharían a sus casas sin blandir un arma. Siempre es lo mismo, desde la barrera todos somos valientes y aguerridos. Pueblo Hispano vendido, que ya no pelea nada, ni siquiera por la mejor fruta en los mercados. Compulsar cervezas y lacrar el estomago con raciones variadas. Es lo que nos queda. De lo que fuimos, ni la montera. De lo que seremos, pues no estaremos. Y cuando pase el estado de nuevo el cepillo, ante nuestros malogrados bolsillos, depositaremos nuestras telarañas y seguiremos gritando con furia del momento, a la tele, la radio y la insensible página web de noticias.

Cuando al fin no quede ningún hispano en los bares, y las tiendas de los chinos ocupen el lugar desde el que arreglábamos el mundo, los tanques de Tian’anmen barrerán a los nostálgicos. Sigamos compulsando esas cervezas, dejemos que los tanques ocupen posiciones.

Etiquetado , ,

La decisión

Una vez que papá estado, está ebrio de licores fiados con el sudor de sus primogénitos. Y a su vez estos, esperan en la puerta de esta taberna de piratas, a que alguien les saque cualquier ración medio terminada. La opción de sublevarse no es buena idea, pues hace tiempo que nos secuestraron los sables en honor a la verdad y la democracia. Amotinarse es solo un sueño, pues nadie sabría ya por donde navegar con este barco. Y es que con los sables también nos quitaron las brújulas, mapas y sextantes. Quizás debamos recordar que hace muchos siglos fuimos pioneros y exploradores. Debemos lanzarnos de nuevo al mar de la duda y cartografiar con puño firme, la costa de nuestra vida. Talar los árboles del conocimiento y hacer con ellos nuevas naves para estas aguas. Dejar que el borracho de la política, se beba hasta el último barril del pasado y que se muera de sed en su banqueta. Son nuevos tiempos de héroes, de trazar nuevas rutas y volvernos marineros, capitanes y artilleros. La esclavitud física fue abolida, pero nos toca a nosotros abolir la esclavitud del dinero. Nunca pesaron tanto y marcaron tantas diferencias, las pesadas cadenas de papel timbre con el sello de un banco europeo, americano o de cualquier país de este precioso mundo.

Dijo una vez un gran hombre, “heredaréis la tierra” a lo que añadió un banquero: “heredaréis las deudas”. Quizás Noé pagará a plazos a Dios su arca, o Bizancio a Constantino su anfiteatro. Pero desde entonces ya hemos pagado todas las deudas de todas las guerras físicas y mentales de esta tierra. Nos toca disfrutar del bien adquirido a tan alto interés. Es por tanto tiempo de recordar a nuestros captores que llevamos las llaves de nuestros candados. Y que por fin vamos a usarlas.

Me declaro ante ellos, ciudadano del mundo, habitante de este planeta, compañero de montañas, ríos y praderas. Hermanos de los mares, marido y esposa del viento. Primo del sol y tío lejano de las estrellas. Liberando nuestra mente, cambiando la forma de mirar las cosas, aboliendo el consumismo, empezaran a ceder nuestras cadenas. Desde el no pasarán, ninguna otra frase tuvo tanta fuerza como la nueva consigna, utilicemos el nuevo grito de guerra, la nueva sinfonía de libertad y todos a una garganta gritemos. ¡Podemos!

Podemos

Etiquetado ,

Ferroviarios

Todas las personas tienen un valor. Pueden ser pesadas en la báscula del averno y siempre conseguir algunas monedas por su alma. Nunca he despreciado a nadie por su condición, conocimientos o cultura. Pero últimamente me estoy encontrando seres de cartón, elaborados con el mismo patrón, en la misma factoría de la vida. Quizás les vendieron joyas de cristal y un mundo feliz. O más sencillo, nunca soñaron con conducir un tren de vapor, conquistar un castillo, o perderse en un galeón por alta mar. Y esa falta de sueños, les atrofió su capacidad de imaginar y crear. Ahora mientras avanzan con sus zapatillas desgastadas, creen ver en los sueños de los demás y se apropian. Y nadie más que el dueño de un sueño sabe como discurre. Por lo tanto, apartemos con la delicadeza y ternura de un venerable monje, a estas personas de nuestro camino. No sintáis que les traicionáis, ni sintáis que son vuestros amigos. Solo son pasajeros de su vida. Algunos se darán cuenta y otros morirán sin saber, que son los maquinistas de su tren, no solo meros pasajeros. Es una lección de vida, única e indivisible, por lo tanto fluyamos ya que solo sienten envidia, por el humo de nuestra chimena.

Próxima estación…tu vida..

 

tren

Etiquetado , , , ,

Golondrinas, aves de vida.

Vuelven golondrinas del ayer

para hacer sus nidos del mañana

no saben del presente

ni las incomodan las horas.

 

Solo viven y no piensan en que fondo de pensiones guardar sus rentas. La vida les provee de alimento, agua y elementos para construirse su cobijo. No pretenden acumular rocas como las montañas, ni retener agua como los pantanos. Un cielo infinito, enormes prados, siéntete afortunado o afortunada si anidan bajo tu ventana. Pues compartes un pedazo de vida de un ser alado que no te envidia ni te teme. Solo te observa. Y quizás cuando en invierno estés en tu trabajo ocupado, la peregrina gaviota se acuerde de ti, en un lejano Oasis Africano.

 

Y cuando partan en Septiembre

y su nido quede seco y vacío

recuerda que has construido en tu vida.

¿Un nido creador de vida?

O una vida vacía.

Golondrina

Etiquetado , , , ,

1 de Mayo 2013

Uno de mayo

tu sangre se ha secado

como tu sudor

en la vieja fábrica.

 

Fiesta del trabajo

que banqueros nos han robado

jugando a los dados

del tablero amañado.

 

Tanta lucha ahora olvidada

un rito de tantos

sacar banderitas

y recordar otros tiempos.

 

Ya no hila la rueca

ni navega el barquero

ni silba la máquina

del vapor ferroviario.

 

¿Qué celebramos?

La apuesta de un espejo

El grito ahogado

El bolsillo agujereado.

 

Si es cierto,

Hoy es uno de mayo

Otro de tantos

Que el mañana

Habrá olvidado.

 

Y el anciano

Que pasea  encorvado

Pitillo en los labios

Mirada nublada,

Recuerda su triunfo

Su grito y su lema

Y ve como la muerte

Todo se lo lleva

Los viejos sueños

Los derechos

Los triunfos laureados.

 

Y cuando nosotros

Ocupemos en el tiempo

Su lento paseo

¿Qué recordaremos

Del uno de mayo?

Una cena en un restaurante

Una película en casa

Un día festivo.

 

Lo que fue no es

Lo que será,

Lo somos

Lágrimas y viento

Nuestra consigna

Nuestro legado

“Aquí no pasa nada”

1 de mayo 2013

Como ya ganamos nuestros derechos, nos ponemos a descansar  ¿Hasta cuando?

 

Etiquetado

Ulises, odisea y una vida

Seres de inhóspitos dientes, roen la voluntad del hombre con el fin de saciar el vacío de su estómago. El hombre raído sin motivo ni fuerza, cede a los impulsos de los que le rodean y no puede si quiera levantar su voz ya muda. El hombre que ya se arrastra, porta un cepillo de dientes como la última defensa de su extinta vida. Y el pérfido destino, bailando y danzando en torno suyo, le silva con una sonrisa de verdugo. ¿Cómo ha caído este hombre más bajo que su sombra? Es lo que se pregunta la baldosa por la que se arrastra reptando, ese hombre que perdió su condición de humano y su apellido en una bodega. Terribles sombras le acechan, fino ataúd le espera y solo tiene treinta años, un despido y la sentencia de su hipoteca. Ahora bien, ¿aceptará su destino o escribirá el resto de su vida con letras de color carmesí? Vosotros….donde tenéis vuestra sombra, ¿encima de vosotros? Si es así poneros en pie, no quiero oíros balbucear, ni horadar en la siesta de vuestra suerte. Vuestra vida terminará cuando lo decida vuestro corazón o un pelotón de fusilamiento, pero nunca por aceptar un rol del sistema.

Que el espíritu de Ulises os susurre en vuestros peores momentos.

Etiquetado ,

Cuerda mordaz

Es curioso como el deterioro físico y mental va en aumento según avanzan los días en la crisis capitalista. Ya no somos ni la sombra de lo que éramos, aquellos niños que pintaban el cielo de caramelo, que cabalgan entre las nubes, que se sorprendían con el arco iris. Somos como zorros atrapados, en las trampas del sistema, en las redes del dinero. Cazados por escopetas sin escrúpulos, que solo quieren llenar de números sus bolsas. Nos han atado las alas, con cuerdas de finos pagarés y nos han cantado una y otra vez, que no tenemos alas. Y lo peor es que lo hemos creído, porque al vernos reflejados en el reflejo de la sociedad, ya no vemos esas alas que nos hacían soñar.

Somos el burro atado a la noria del molino, con una zanahoria que lleva escrita en palabras de oro, “A cada paso que damos, salimos de la crisis” Y millones de pegasos alados creemos que somos burros, y que caminando en la misma dirección llegaremos algún sitio.

¿Dónde está el espíritu romano, celta, ibero, bávaro, inca, siux, árabe que hizo que el mundo saltara tantas veces de sus railes? Yo os lo diré “Dormido en un bonito sueño que se repite todas las noches”

Y la cuestión es ¿nos gusta ser burros? Porque si no nos gusta, cortar las cuerdas de nuestras alas, nos hará llaga y una herida muy profunda. Pero de verdad, escuchar de nuevo el viento en nuestros oídos, merecerá la pena aunque solo sea una vez más.

¿Nos revolucionamos?

 

Crisis

Etiquetado , , ,