Archivos Mensuales: mayo 2013

La decisión ruda

DecisiónUna decisión es un acto de valor momentáneo. Un breve instante donde la lógica y la intuición juegan a las cartas y gana la que lleva mejor mano. Sucede a veces que una de las dos hace trampa, siempre con el beneplácito de la otra y la cosa acaba mal. O por lo menos no como hubiéramos deseado. Un despiste de Dios, un tropiezo del camino y una vida por una senda que no conduce a nada. Puede ocurrir que siempre nos lamentemos de esa decisión y gastemos un tiempo precioso, en recordar o imaginar lo que hubiera pasado de haber tomado la otra decisión. Seguramente el destino hubiera conspirado para terminar en el mismo punto que ahora. Quizás no existan decisiones, quizás las consecuencias sean las mismas y nuestro sufrimiento o felicidad ya estaba pactado. Esa angustia del decidir y hacer, el tomar la mejor decisión, una condena que llevamos como especie. Qué fácil es arrojar una moneda y que la moneda sea la que obre por nosotros. Seguramente esa moneda tendrá poderosas convicciones para decantarse por una cara o la otra. Quizás la gravedad que la atrapa está conectada a nuestro subconsciente. Quizás en el mismo segundo que comprendemos que debemos de decidir, ya sabemos la respuesta. Queda entonces aclarar que es lo que adorna la decisión. Convicciones, enseñanzas, religiones, consejos. Adornos y trucos de feria a los que acompaña de cerca el arrepentimiento por tomar cualquier decisión. Hay que desterrar siglos de cultura y comportamiento. Las decisiones se toman, todos sabemos las consecuencias de nuestras decisiones, demos voto de confianza a nuestro instinto de supervivencia. Sinceramente nos hará decantar por la decisión que más no lleve a sobrevivir. El remordimiento es una lacra para robarnos tiempo. No lo permitamos, avancemos y decidamos. Solo hay una meta en nuestra vida. Ser felices.

Etiquetado , ,

Ferroviarios

Todas las personas tienen un valor. Pueden ser pesadas en la báscula del averno y siempre conseguir algunas monedas por su alma. Nunca he despreciado a nadie por su condición, conocimientos o cultura. Pero últimamente me estoy encontrando seres de cartón, elaborados con el mismo patrón, en la misma factoría de la vida. Quizás les vendieron joyas de cristal y un mundo feliz. O más sencillo, nunca soñaron con conducir un tren de vapor, conquistar un castillo, o perderse en un galeón por alta mar. Y esa falta de sueños, les atrofió su capacidad de imaginar y crear. Ahora mientras avanzan con sus zapatillas desgastadas, creen ver en los sueños de los demás y se apropian. Y nadie más que el dueño de un sueño sabe como discurre. Por lo tanto, apartemos con la delicadeza y ternura de un venerable monje, a estas personas de nuestro camino. No sintáis que les traicionáis, ni sintáis que son vuestros amigos. Solo son pasajeros de su vida. Algunos se darán cuenta y otros morirán sin saber, que son los maquinistas de su tren, no solo meros pasajeros. Es una lección de vida, única e indivisible, por lo tanto fluyamos ya que solo sienten envidia, por el humo de nuestra chimena.

Próxima estación…tu vida..

 

tren

Etiquetado , , , ,

Golondrinas, aves de vida.

Vuelven golondrinas del ayer

para hacer sus nidos del mañana

no saben del presente

ni las incomodan las horas.

 

Solo viven y no piensan en que fondo de pensiones guardar sus rentas. La vida les provee de alimento, agua y elementos para construirse su cobijo. No pretenden acumular rocas como las montañas, ni retener agua como los pantanos. Un cielo infinito, enormes prados, siéntete afortunado o afortunada si anidan bajo tu ventana. Pues compartes un pedazo de vida de un ser alado que no te envidia ni te teme. Solo te observa. Y quizás cuando en invierno estés en tu trabajo ocupado, la peregrina gaviota se acuerde de ti, en un lejano Oasis Africano.

 

Y cuando partan en Septiembre

y su nido quede seco y vacío

recuerda que has construido en tu vida.

¿Un nido creador de vida?

O una vida vacía.

Golondrina

Etiquetado , , , ,

1 de Mayo 2013

Uno de mayo

tu sangre se ha secado

como tu sudor

en la vieja fábrica.

 

Fiesta del trabajo

que banqueros nos han robado

jugando a los dados

del tablero amañado.

 

Tanta lucha ahora olvidada

un rito de tantos

sacar banderitas

y recordar otros tiempos.

 

Ya no hila la rueca

ni navega el barquero

ni silba la máquina

del vapor ferroviario.

 

¿Qué celebramos?

La apuesta de un espejo

El grito ahogado

El bolsillo agujereado.

 

Si es cierto,

Hoy es uno de mayo

Otro de tantos

Que el mañana

Habrá olvidado.

 

Y el anciano

Que pasea  encorvado

Pitillo en los labios

Mirada nublada,

Recuerda su triunfo

Su grito y su lema

Y ve como la muerte

Todo se lo lleva

Los viejos sueños

Los derechos

Los triunfos laureados.

 

Y cuando nosotros

Ocupemos en el tiempo

Su lento paseo

¿Qué recordaremos

Del uno de mayo?

Una cena en un restaurante

Una película en casa

Un día festivo.

 

Lo que fue no es

Lo que será,

Lo somos

Lágrimas y viento

Nuestra consigna

Nuestro legado

“Aquí no pasa nada”

1 de mayo 2013

Como ya ganamos nuestros derechos, nos ponemos a descansar  ¿Hasta cuando?

 

Etiquetado